domingo, 28 de febrero de 2016

Prohiben Selfies por causar muertes estúpidas.






No siempre es el mejor momento para hacerse un selfie. Hay que tomar medidas, pues mucha gente está perdiendo la vida por perder literalmente el norte.

¿Dónde queda la época en que pedíamos a alguien que nos hiciera una foto en condiciones? Ahora es mejor comprar un enorme palo y ser nosotros mismos los que tomemos esa captura tan necesaria y recurrente que los jóvenes sienten tener que hacerse casi cada hora. No sé si llego tarde a la moda, pues no paso de los veinte, pero sigo sin entender realmente no el fenómeno selfie sino la necesidad imperiosa de tener que hacerse uno en casi cada momento y situación.












49 muertes registradas

¿Es sintomático de un problema con uno mismo ese ego exacerbado que muchos expertos aseguran? ¿Sirve de algo esa acumulación de fotos de uno mismo? Personalmente es algo que me preocupa, pero más todavía lo hace la información que leemos con cada vez más frecuencia sobre la muerte de decenas de jóvenes por haberse hecho un selfie en una situación completamente inadeacuada; estamos hablando de muertes al volante por lanzarse una foto o graba run vlog, de subidas a lo alto de un edificio o un puente de grandes dimensiones; hablamos de muertes por querer arriesgar más de la cuenta, y la única respuesta a todo esto es que la estupidez a la que somos capaces de llegar parece no tener límites.




Y no queda más remedio que ponerlos.


Y sí, los selfies se están empezando a convertir en una moda peligrosa, porque desde el año 2014 se han registrado 49 muertes por este motivo. Además, 19 de esos fallecimientos han sucedido en la India, lo cual ha provocado que los órganos políticos de Bombay hayan prohibido tomar selfies en 16 zonas de 'alto riesgo', tal como leemos en The Guardian.






Keerti Sachdeva, un prestigioso psicólogo indio, alude a esta moda de hacerse autofotos a los problemas interiores de los adolescentes, que tienen que satisfacer su necesidad de reconocimiento común con el resto de la sociedad de alguna manera. Parece que hacerse fotografías en situaciones límite es algo que gusta y que puede hacer que los demás nos vean 'atractivos' o 'guays'. Pero las cifras hablan por sí solas; 49 adolescentes que ahora no pueden leer esto son el ejemplo de que hay que educar bien y que, aunque la medida pueda estar rodeada de polémica por su prohibición, parece que es la única forma de concienciar a la ciudadanía.












No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje, comenta, nos interesa lo que piensas.